La enfermedad hemorroidal es un padecimiento proctológico común en nuestra población.
Generalmente, las hemorroides son ocasionadas por distensiones durante los movimientos intestinales, la obesidad o el embarazo.
Uno de los síntomas más evidentes es la incomodidad que el paciente suele sentir, sobre todo cuando pasa tiempo sentado o durante los movimientos naturales de los intestinos. Aunado a lo anterior, la comezón y el sangrado en la zona anal pueden presentarse como otros de los síntomas de las hemorroides.

Durante el proceso de diagnostico es muy importante valorar en qué grado de evolución se encuentran las hemorroides, pues esto va a determinar el tipo de tratamiento a aplicar. Dicho tratamiento puede ser desde un manejo conservador hasta un procedimiento quirúrgico con Láser, engrapadora PPH o Hemorroidectomía cerrada.

En su clasificación existe desde la trombosis anal o Hemorroide Externa Trombosada, hasta hemorroides que se les etiquetan de cuarto grado por sangrado, dolor importante y prolapso al evacuar.